domingo, 22 de mayo de 2011

Ensaladilla con cabracho y langostinos

Después de la disertación sobre la ensaladilla rusa, en que se hablaba de hacerla sabrosa con el mínimo de ingredientes, hoy nos vamos a todo lo contrario, una ensaladilla con muchas cosas, pero con un excelente resultado. Sin embargo, esta se hace en media mañana, no hacen falta tres días.
No lleva patata y si la hacemos con mayonesa "light", casi es de regimen.


INGREDIENTES
  • 1 calabacín
  • 200 g. de judias verdes finas.
  • 2 zanahorias.
  • 1 cebolla tierna.
  • 1 aguacate.
  • 500 g. de cabracho, gallina o rascasa.
  • 300 g. de langostinos hervidos.
  • Sal y pimienta.
  • Para la salsa: Mayonesa, Ketchup, Brandy y salsa Perrins o de Soja.
ELABORACIÓN
  • En una cazuela, ponemos agua con sal y colocamos el pescado. Lo colocamos al fuego y en el momento que rompa a hervir, lo apartamos y echamos un vaso de agua fría para que se rompa el hervor. Sacamos el pescado, pasándolo a un plato donde lo desmigaremos y quitaremos las espinas..
  • Pelamos y cortamos el calabacín en dados. Limpiamos de hebras, cortamos y lavamos las judías verdes. Raspamos, lavamos y cortamos en juliana la zanahoria.
  • Ponemos las verduras a cocer en el mismo agua que utilizamos para el pescado. Mientras, pelamos los langostinos (guardando algunos para la decoración final) y reservamos las colas. También pelamos la cebolla tierna y la picamos.
  • Cuando la verdura esté "al dente", la pasmos por un colador y la ponemos bajo el grifo de agua fría.
  • En un bol, mezclamos las verduras hervidas, la cebolla, el pescado desmigado y las colas de langostinos que, si son grandes, podemos trocear.
  • A parte, habremos hecho la salsa rosa mezclando sus componentes a nuestro gusto (podemos añadir unas gotas de tabasco).
  • Finalmente, mezclamos todo y removemos bien.
  • La  presentamos después de haberla colocado en un molde, en una fuente rodeada de los langostinos que habíamos reservado.