viernes, 20 de mayo de 2011

¿Es realmente tan dificil hacer una ensaladilla rusa (buena)?

Me reconozco adicto a la ensaladilla rusa, de tal forma que aprovecho cualquier ocasión para tomar una.
Lo cierto, es que se me hace difícil encontrar una buena. Quizás me he vuelto muy exigente, de la misma forma que en la zona de levante, se afina mucho con los arroces porque se come muy habitualmente y de muchas formas.
(A raiz de una conversación con Pepito Senta, otro adicto)
Claro que una cosa es coger el punto al arroz y otra a los ingredientes de nuestra querida ensaladilla rusa de la que, por cierto, conserva poco mas que el nombre.
Vamos a olvidarnos de entrada de la socorrida bolsa de preparado congelado y a tratar de conseguirla con el mínimo de ingredientes, pero de calidad.
Al igual que ocurre con la tortilla de patatas, es primordial la calidad de las patatas y carlotas que se utilicen.

Después de mucho preguntar, el año pasado me facilitaron un sistema que es, bajo mi punto de vista, el que proporciona los mejores resultados.
Consiste en cocer el día antes la patata (lavada y sin pelar) y la carlota (lavada y raspada) y, una vez conseguido el punto deseado de cocción, se deja en el mismo recipiente con el agua hasta el día siguiente.
Cuando se vaya a preparar, se pela la patata y junto con la carlota, se rallan con un rallador de los de siempre, no un pasaverduras o chino.
Se coloca en un bol, donde se añade el atún en aceite, una mezcla de encurtidos que ya vienen preparados y troceados y la mayonesa de nuestra elección.
En lo relativo a la mayonesa, si se va a consumir en el día, se puede utilizar la casera. En otro caso, es recomendable una que contenga conservantes. De cualquier forma, utilizar siempre las mismas marcas (de atún, encurtidos y mayonesa), hace que siempre tenga un sello nuestro.
Poco después, descubrí un blog  de alguien que dedicándose a hacer antropología en su ciudad (Jijona), quería recordar las tapas del bar Stop, entre ellas la ensaladilla y comenta:
"Los ingredientes son pocos: Patata, mayonesa, guisantes, pimiento rojo y gambas. Pero había un truco: la clave estaba en que la patata estuvuera dura y para conseguirlo necesitaban hasta tres días. El primer día se hervía la patata con piel y todo y se dejaba reposar. Al día siguiente, se le quitaba la piel y se dejaba reposar. El tercer día, se hacían taquitos pequeños y finalmente se mezclaba con los  guisantes, el pimiento y la mayonesa y añadían las gambas al final." (de blog.faloco.com) (Traducido del valenciano)