miércoles, 20 de julio de 2016

Albóndigas de salmón en salsa teriyaki






Las salsa teriyaki y el salmón, combinan muy bien.

En esta ocasión, preparamos el pescado en forma de albóndigas





FUENTE:  BudgetBytes




INGREDIENTES
  • 600 g. de salmón fresco (o lomos congelados)
  • Un huevo.
  • Una cebolla.
  • Cebollino.
  • Pan rallado
  • Salsa Perrins (Worcestershire o inglesa)
Para la salsa teriyaki:
  • Salsa de soja.
  • Vinagre de arroz.
  • Azúcar moreno.
  • Un diente de ajo.
  • Jengibre (fresco o en polvo)
  • Harina de maíz.
  • Aceite de sésamo.


ELABORACIÓN
  • Si hubiéramos comprado el pescado congelado, lo descongelamos y lo secamos bien. En caso de ser fresco, pedimos al pescadero que nos quite la piel y espinas, dejando los lomos limpios.
  • Una vez tengamos el salmón preparado, lo picamos preferentemente a cuchillo, ya que si lo hacemos con máquina nos quedará una pasta. Picamos también muy fino la cebolla y el cebollino.
  • En un bol, ponemos el salmón picado, cascamos un huevo encima y lo mezclamos bien. Añadimos después la cebolla y cebollino. Añadimos una cucharada de salsa inglesa. Removemos todo bien.
  • Hemos utilizado el pan rallado tipo "Panko", que es el de textura más gruesa. Lo vamos añadiendo poco a poco para dar más consistencia a la mezcla, hasta el momento en que nos parezca adecuado. Para eso, es conveniente amasar con las manos.
  • Una vez a nuestro gusto, cubrimos el bol con papel film y lo pasamos a la nevera al menos una hora.
  • Nos humedecemos las manos y formamos las albóndigas, las pasamos por harina y las vamos depositando en una bandeja cubierta con papel de cocina.
  • Calentamos aceite en una sartén y las freímos ligeramente por todos sus lados. Reservamos.
  • Haremos la salsa teriyaki, mezclando 100 ml. de salsa de soja, con dos cucharadas de vinagre de arroz, dos de azúcar moreno, el diente de ajo muy picado o triturado, dos cucharaditas de jengibre rallado, una cucharada de harina de maíz y una cucharadita de aceite de sésamo. Lo mezclamos bien y agregamos un vaso de agua.
  • Preparamos una cazuela en la que vamos a poner las albóndigas reservadas y la salsa teriyaki preparada. Si es necesario, añadimos un poco de agua, para que queden medio cubiertas, pero evitando aguar la salsa. Calentamos a fuego muy lento la cazuela y vamos dando vueltas a las albóndigas para que se impregnen de salsa,
  • Pasamos a una fuente y cubrimos con la salsa. Podemos acompañar con arroz blanco.