jueves, 1 de octubre de 2015

Tallarines con Albóndigas



Albóndigas y pasta, es imposible que a alguien no le gusten. Juntos, se llevan perfectamente y son una garantía de éxito en la mesa para comensales de todas las edades. 










INGREDIENTES


  • Tallarines (100 g. por persona)
  • Albóndigas (preparadas como se indica en la receta de albondigas con tomate, pero sin acabar de cocinar).
  • Harina
  • Una cebolla
  • Un diente de ajo.
  • Una guindilla
  • Un bote de tomate (500 g) natural entero pelado.
  • Aceite de Oliva Virgen extra.
  • Albahaca.
  • Orégano.
  • Azúcar.
  • Sal y pimienta.

ELABORACIÓN

  • Preparamos la pasta de las albóndigas (mejor el día anterior) y la dejamos macerando en la nevera. 
  • Formamos las albóndigas y reservamos.
  • Calentamos aceite en una cazuela grande y pochamos la cebolla y el ajo, que previamente hemos picado finos. Cuando empiece a colorear la cebolla, añadimos la guindilla (troceada o no, según lo queramos de picante) y damos unas vueltas a todo.
  • Pasamos las albóndigas por harina ligeramente y las añadimos al pochado con el fin de que se sellen y luego no se deshagan. Las vamos volteando suavemente, para que se sellen de una manera uniforme y las reservamos en un plato aparte.
  • Añadimos entonces el contenido del bote de tomate previamente escurrido y vamos partiendo los tomates con una cuchara de madera.
  • Si viéramos que hay mucho líquido, subimos un poco el fuego y destapamos para que evapore. Probamos y salpimentamos. Quizás haya que añadir azúcar para eliminar la acidez del tomate.
  • Reincorporamos las albóndigas y dejamos que, a fuego lento, se vaya cocinando todo.
  • Mientras se va haciendo la salsa, ponemos agua a calentar con abundante sal y, cuando comience a hervir, añadimos los tallarines y los cocemos un poco menos de "al dente" ya que se acabarán de hacer en la salsa.
  • Cuando esté la pasta cocida a nuestro gusto, la colamos y la incorporamos a la salsa. Espolvoreamos con albahaca y orégano y removemos con cuidado.
  • Pasamos todo a una fuente y espolvoreamos con queso parmesano rallado antes de servir.