jueves, 3 de marzo de 2011

Ossobucco

Hasta tanto encuentre alguien a quien convencer para que cocine para este blog, he hecho un ossobuco como plato del día.
La traducción literal de "Osso Bucco", es hueso hueco y es que estamos tratando de cocinar una pieza de morcillo, que es la parte baja del extremo anterior del ganado bovino. Para la mejor calidad final de nuestro plato, es recomendable que sea de ternera y solicitar al carnicero que la corte en nuestra presencia, en lugar de comprar una bandeja preparada con anterioridad. El plato, es muy asequible pues el precio es inferior a 10 €/kg.



Además, nos hará falta disponer de zanahorias/carlotas (4/6), puerro (2/3) o cebolla, apio (1 o 2 ramas),tomate maduro (2), ajo(2 dientes), aceite de oliva, manteca de cerdo, harina, caldo de carne, vino blanco, perejil, canela en rama,sal, pimienta y limón.
Lo primero que haremos, será salpimentar la carne y enharinarla. En una sartén, calentaremos tres cucharadas de aceite de oliva y derretiremos la manteca de cerdo (50 g.) para proceder a sellar las piezas de carne a fuego lento. Es recomendable realizar unos cortes en la membrana tendinosa que rodea el ossobucco a fin de que no se contraiga al freírlos (como se puede observar en las fotos, yo no lo hice). Una vez que han adquirido color, sacamos y reservamos.
En la cazuela en que vayamos a realizar el guiso, la de mas superficie que tengamos, calentaremos dos cucharadas de aceite y pocharemos puerro, apio y zanahoria/carlotas previamente picados. Cuando hayan adquirido color, añadimos el tomate rallado y después de un rato, la carne, damos unas vueltas y echamos el vino blanco (un vaso) dejando cocer durante cinco minutos. Posteriormente bañamos con el caldo, picamos una cucharada de perejil que añadimos junto con una rama de canela y el zumo de medio limón, rectificamos de sal y dejamos cocer durante al menos una hora a fuego reducido. Cuando la carne comienza a separarse del hueso, es indicación de que esta a punto.
Se coloca la carne en una fuente y se cubre con la salsa que habremos pasado por el "chino" (habiendo quitado loa rama de canela).
Se sirve acompañado de arroz blanco o espagetis.
En Italia, también se añade a la carne una vez hecha la "gremolata" que es una pasta que se realiza mezclando en el mortero dos dientes de ajo, romero, salvia, perejil, corteza de limón y 2 anchoas.