viernes, 19 de junio de 2015

Calabacines Gratinados con Parmesano




Un plato sencillo, que nos recuerda a una tortilla de calabacines con menos aceite, muy cuajada y más sabrosa.






INGREDIENTES (3 personas)


  • Un calabacín.
  • Dos huevos.
  • Un brick (200ml) de leche evaporada.
  • 100g de queso Parmesano.
  • Dos dientes de ajo.
  • Nuez moscada rallada.
  • Aceite de oliva Virgen Extra.
  • Sal y Pimienta (Blanca y Negra)

ELABORACIÓN

  • Lavamos los calabacines y los cortamos en rodajas (de 3 mm).
  • Pelamos los ajos, los partimos por la mitad y les quitamos el embrión.
  • Calentamos aceite en una sartén y, a fuego muy lento, freímos los ajos.
  • Cuando comiencen a dorarse, colocamos en la sartén las rodajas de calabacín. Cuando empiecen a transparentar, les damos la vuelta.
  • Según vayan haciéndose, los pasamos a un plato con papel de cocina para que eliminen el aceite absorbido. Salpimentamos con sal y pimienta negra.
  • En un recipiente, batimos los huevos. Añadimos la leche evaporada y rallamos la mitad del queso. Salpimentamos con sal y pimienta blanca y añadimos una punta de nuez moscada. Mezclamos todo bien.
  • En una fuente de horno, colocamos una base de rodajas de calabacín frito, cubrimos con queso rallado y la mezcla de huevo, leche y queso.
  • Ponemos una segunda capa de calabacín y repetimos lo dicho en el punto anterior.
  • Acabamos con una capa de queso rallado.
  • Horneamos durante 20 minutos (los últimos 10 con gratinador) a 180º C.