lunes, 16 de diciembre de 2013

Mantecados


Se pueden comer durante todo el año, pero son los que nos alegran las mesas en las fiestas de Navidad. Normalmente, los veíamos hacer a nuestras abuelas o madres. A su vez, ellas habían heredado la receta.
Ponían o no ralladura de limón, un tipo de vino mas o menos dulce, huevo o levadura. Pero siempre estaban riquísimas y servían para dar un olor especial a la casa cuando se hacían.

INGREDIENTES

  • Una medida de aceite de girasol.
  • Una medida de manteca de cerdo.
  • 1/2 medida de vino blanco.
  • Una medida de azúcar
  • 1 Kg de harina.
  • Azúcar y canela en polvo para decorar.
  •       
  • La medida puede ser una taza, un vaso o un bol.
ELABORACIÓN
  • Derretimos la manteca de cerdo con el microondas en posición descongelación.
  • Lo mezclamos en un recipiente grande junto con el azúcar y el aceite.
  • Cuando hayamos disuelto bien el azúcar, añadimos el vino.
  • Vamos añadiendo la harina poco a poco y mezclando bien.
  • Cuando estimemos que la masa está apta, no debe quedarse pegada  a las manos y debe poder trabajarse bien, hacemos una bola, la cubrimos con papel plástico y la dejamos media hora en la nevera.
  • Precalentamos el horno a 150º C.
  • Sacamos la masa de la nevera y extendemos sobre la encimera (previamente embadurnada con unas gotas de aceite) trozos de pasta a los que les damos la altura deseada con el rodillo de amasar.
  • Con unos moldes, damos forma a las piezas que pasaremos a una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado. Espolvoreamos con azúcar y canela.
  • Pasamos al horno caliente y horneamos quince minutos a media altura. Podemos  dar un golpe de gratinador si nos parece que no están muy tostados arriba.
  • Dejar enfriar, calientes son frágiles.
  • Si utilizamos azúcar glace, espolvorear al sacar del horno.