sábado, 7 de septiembre de 2013

Macarrones con Albóndigas

Intentando emular la pasta con "meatballs" (albóndigas) a las que son tan aficionados los americanos.
Aunque suelen cocinarlas con pasta larga, hemos utilizado macarrones (penne rigate) y con una salsa de nuestra invención.


INGREDIENTES


  • Un paquete de macarrones.
  • 600 g. de carne picada mixta.
  • Pan del día anterior (o pan rallado).
  • Un huevo.
  • Dos dientes de ajo.
  • Perejil.
  • Cebolla.
  • Zanahoria.
  • Un vaso de vino tinto.
  • Una cucharada de harina.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
ELABORACIÓN
  • Formamos en primer lugar la masa para elaborar las albóndigas. Parar ello añadimos a la carne picada el ajo picado, el pan remojado y escurrido, el huevo  y una cucharadita de perejil picado. Lo mezclamos todo bien y dejamos macerando en la nevera al menos una hora.
  • Mientras, en una cazuela, sofreimos la cebolla picada, al que añadimos el segundo diente de ajo y sal. Cuando empiece a dorarse la cebolla, agregamos la zanahoria rallada y dejamos que se cocine a fuego bajo y tapado diez minutos. Al cabo de los cuales, añadimos el vino y una cucharada de harina desleida en agua, subimos el fuego y movemos. Cuando se evapore el alcohol, apagamos y reservamos.
  • Con la masa de carne de la nevera, formamos las albóndigas de tamaño pequeño. Calentamos aceite en una sartén y las doramos. Reservamos.
  • Cuando estén todas las albóndigas, las incorporamos a la cazuela de la salsa. Si fuera necesario, añadimos un poco de agua. Calentamos todo a fuego lento.
  • Precalentamos el horno a 180º.
  • Cocemos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante. 
  • Escurrimos la pasta y colocamos una parte en una fuente apta para horno. Encima las albóndigas con su salsa y de nuevo pasta. Cubrimos todo con el queso rallado.
  • Horneamos para fundir el queso (o incluso tostarlo) con el gratinador conectado.